¿Como maridar los AOVES SIQEV?

Los aceites de oliva virgen extra abren un amplio abanico de posibilidades de maridaje, ya que entre estos podemos encontrar una enorme diversidad de aromas y sabores. 

Podríamos agrupar los AOVE en 3 categorías principales en función de sus características sensoriales: aceites suaves, intermedios e intensos.

Los AOVE suaves: son perfectos para platos de sabor delicado

 

Estos aceites son fundamentalmente dulces en boca, con una ligerísimas sensaciones de amargor y picor. Estas cualidades delicadas funcionan muy bien con alimentos de sabor suave como los pescados blancos, quesos frescos o vegetales de sabor ligero como los calabacines, guisantes o las remolachas. Son ideales para elaborar mayonesas y también  para las preparaciones de repostería. Las variedades Arbequina, y Empeltre en la mayoría de los casos son buenos ejemplos de aceites suaves.

 

Los AOVE intermedios: son los más versátiles

 

Los aceites intermedios varían mucho en cuanto a cualidades sensoriales se refiere, habitualmente su aroma recuerda a fruta verde y/o madura, en boca son dulces a la entrada, y tienen niveles de amargor y picor algo más elevados que los aceites suaves. Estos AOVE maridan con alimentos de sabor definido pero no extremado, como pueden ser: setas, alcachofa, salsas de tomate y carnes como la ternera o el pollo.

 

Los AOVE intensos: son probablemente los más saludables

 

Los aceites intensos serian el extremo opuesto a los suaves, tienen mucho cuerpo y carácter. Su aroma y su sabor son generalmente intensos, con matices que evocan frutos verdes, hierba, hoja de olivo, tomate y otros vegetales. Tienen niveles de amargor y picor más elevados que las otras dos categorías, aunque a veces se puede percibir un ligerísimo dulzor en algunos casos. Maridan muy bien con alimentos de sabor intenso, como los quesos curados, las carnes rojas a la parrilla, o preparaciones que incluyan ajo, pimientos, o cebolla. Sus características sensoriales se derivan de su alto contenido en polifenoles y otros antioxidantes naturales que los hacen especialmente saludables. 

 

Son fácilmente diferenciables a través de su cata

 

Para ello debemos verter el AOVE en una copa de vino o similar.  Para percibir el aroma lo calentaremos con las manos, y realizaremos dos o tres inspiraciones profundas. Posteriormente sorberemos una pequeña cantidad. Percibiremos el dulzor en la parte anterior de la lengua y luego el amargor en la posterior de la misma y finalmente el picor en la garganta. Con algo de práctica podremos identificar cada tipo de aceite. 

5 beneficios del Aceite de Oliva Virgen Extra SIQEV

El Aceite de Oliva Virgen Extra es esencial para la dieta mediterránea ya que forma parte de la mayoría de sus platos. Aporta matices que agregan complejidad a cada preparación y que realzan los sabores. Pero este no es su único beneficio, dentro de él existen múltiples características que mejoran la salud, os compartimos algunas de ellas:

 

 El Aceite de Oliva Virgen Extra se destaca en la prevención de enfermedades cardiovasculares

El AOVE es capaz de mejorar la circulación sanguínea y la presión arterial, debido a su alto contenido de ácido oleico, que reduce los niveles de colesterol “malo”, aumentando los niveles de colesterol “bueno” al mismo tiempo.

 

Es efectivo en la prevención de ciertos tipos de cáncer

El AOVE previene el cáncer, en especial el de mama, endometrio, ovarios y el de colon. Aún no está claro si este efecto se debe a sus ácidos grasos mono-insaturados, o a sus propiedades antioxidantes. Pero lo cierto, es que esto ha sido corroborado por diversos estudios.

 

Ayuda en la reducción de los niveles de glucosa en el organismo

El alto contenido de grasas mono-saturadas presentes en el AOVE, ayuda en la reducción de la glucosa en el organismo, esto de debe a que el cuerpo es capaz de utilizar la glucosa más eficientemente. Este efecto ha sido comprobado incluso en personas que ya padecen de diabetes, reduciendo sus niveles hasta en 12% al incorporar aceite de oliva en su dieta.

 

Es un aliado para mejorar la salud de nuestros huesos

El aceite de oliva virgen extra ayuda a la formación y a la mineralización de los huesos, ya que contiene vitamina D. Esta facilita a la absorción del calcio en el organismo, trayendo como consecuencia el fortalecimiento de estos, ayudando a la prevención de enfermedades como la osteoporosis.

 

El envejecimiento se frena considerablemente al consumir aceite de oliva virgen extra

El cuerpo humano está en un constante proceso oxidativo, que se regula por la acción de los antioxidantes. El AOVE contiene grandes cantidades de componentes fenólicos y de ácidos grasos mono-saturados, que aportan cualidades antioxidantes muy efectivas, que ayudan al cuerpo a combatir los efectos de la oxidación.

 

Mantén tu cerebro en condición óptima tomando AOVE

El AOVE reduce la formación de plaquetas-amiloideas y de enredos neurofibrilares. Esto trae como consecuencia, la prevención de enfermedades como el Alzheimer y también la reducción de la pérdida de la memoria.

 

Es el mejor amigo de la piel

Los elevados niveles de vitamina E ayudan a retrasar el proceso de envejecimiento de la piel, mientras que mejora la flexibilidad de la misma. Además ofrece humectación y protección de los rayos UV.

Incorporar AOVE a nuestra dieta es una decisión que solo trae beneficios y nuestra asociación se encarga de asegurar que los aceites que adquieras tengan las mejores propiedades, tanto organolépticas como saludables.

La dieta mediterránea y el apreciado Aceite de Oliva Virgen Extra

Cuando hablamos de la dieta mediterránea es imposible no hablar del aceite de oliva y viceversa.

El aceite de oliva virgen extra es un ingrediente esencial de la misma, y aunque hace solo unas  décadas que se ha reconocido científicamente la valiosa aportación que tiene para la salud, el cultivo del olivo y la extracción del aceite se vienen realizando hace más de 6.000 años.  Tanto es así que antiguas civilizaciones como la egipcia, la griega y la romana, lo usaban no solo por sus cualidades culinarias sino también  por sus propiedades medicinales, que conocían de forma empírica.

Actualmente en España, hay más de 260 variedades autóctonas de olivo cultivadas, y sigue siendo, como en la antigüedad, el principal productor mundial de aceite de oliva.

La dieta mediterránea  en el año 2010 recibió, por parte de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), el reconocimiento como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Un reconocimiento que se extiende a todos los beneficios del AOVE,  que continúan confirmando numerosas investigaciones en  todo el mundo. Muchos de los beneficios de la dieta mediterránea, se relacionan directamente con el consumo de polifenoles y otros antioxidantes naturales,  principalmente hallados en el aceite de oliva virgen y también en el vino tinto.

¿sabías que el aceite de oliva es bueno en la prevención de la aparición del Alzheimer, enfermedades coronarias, la prevención del cáncer de mama, enfermedades gastrointestinales y osteomusculares?

Y además de todo esto, tiene otras propiedades para la salud:

Alivia el dolor de oído

Evita los ronquidos

Acondiciona el cabello

Y puede aliviar los estados depresivos

Aunque el AOVE se puede utilizar para cocinar, es recomendable tomarlo en crudo, ya que de esta forma conserva todas sus propiedades.

En cuanto a la dieta mediterránea, debemos decir que es un modo o estilo de vida, ya que sus mejores efectos se alcanzan cuando se combina con una actividad física moderada y otras  prácticas que eviten el estrés emocional. Este modelo nutricional  debe su nombre al profesor Ancel Keys, quien realizó el primer estudio epidemiológico sobre grasas alimenticias y enfermedad cardiovascular, conocido como el estudio de 7 países, el los años 50 del siglo pasado. 

Otra característica de la dieta mediterránea, es que es posible comer casi cualquier tipo de alimento, respetando siempre  las cantidades y la periodicidad en su consumo establecidos  en la pirámide alimenticia.